lunes, octubre 30, 2006

Crítica sobre El Colombian Dream


El Colombian Dream Felipe Aljure se debió haber comido unas cuantas pepitas, o en su defecto, fumado un porro de marihuana para poder editar su nueva película. El montaje de El Colombian Dream es, sin duda, algo novedoso; de hecho me atrevo a decir que nunca se había hecho en el país algo semejante.

El ritmo que maneja la película durante sus casi 2 horas es vertiginoso, perturbador, saturado de colores, de encuadres diferentes, de visión nocturna. Es un videoclip largo, cansa, emociona, raya y da risa. Los talentos que intervienen en la película son totalmente creíbles, los personajes están definidos, saben a qué van y se meten en el cuento. El Colombian Dream es una película que se sale de todos los paradigmas, pero cuenta una historia y cierra todos los conflictos (aunque se sienta larga), no necesita grandes explosiones ni tomas hollywoodescas para narrar. Aljure está presente en cada minuto de la cinta y deja plasmada su crítica a eso del dinero fácil y a los problemas del tráfico de drogas.

Definitivamente lo que más cautiva de la película es el lenguaje audiovisual que maneja. La historia sucede en Girardot, ciudad natal de Aljure, unos adolescentes se enredan en un negocio de unas pepas. Al parecer existen cabos sueltos en el filme, pero a medida que transcurren los minutos, todo se va volviendo coherente y justificado; nada se queda por fuera. Hasta el "este man pega muy rico" tiene su razón de ser.

Lástima que se sienta larga la película. El clímax pasa y la película no tiene pronta resolución. Eso es lo que agota, además del vertiginoso manejo de montaje, que también cansa la vista. El Colombian Dream es una película que, espero, marque una pauta para salirnos del humor fácil. Aunque hay sobredosis de groserías, no se recurre a ellas para hacer reír, como usualmente pasa en el cine colombiano. También, la película, es muestra de que se pueden contar las mismas historias, pero desde otro punto de vista, un punto de vista nuevo, diferente y que atrae.

Dos puntos:

- La reaparición de los gemelos Rudas no es en vano. Bien por ellos. No son personajes difíciles de elaborar, pero son creíbles.

- Cruda la afirmación de que en Colombia a los poetas los vuelven asesinos.


Lee aquí la reseña sobre:

La Sociedad del Semáforo.
Los Coristas

4 comentarios:

  1. En mi opinion, es una pelicula Terrible, no se que le ven, pero su estilo de filmacion es similar a las peliculas psicodelicas-hippies de los años 60's, las cuales eran oviamente diseñadas, para ver drogados, por su alta saturacion de Colorido, su manejo de lentes y su vertiginoso movimiento de camaras; el guion no es malo, pero es un argumento extremadamente simple, y en ocaciones muy pausado y monotono..las actuaciones por otra parte, son muy rescatables...
    En mi opinion es una pelicula mas de Colombianos y Droga, solo que en esta nos obligan a Fumarla mientras la vemos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:44 a.m.

    Estoy de acuerdo con Javier , a mi no me gusto esta pelicula y pienso q es un poco mas de la sociedad colombiana ...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:44 p.m.

    Haber lo que pasa es ustedes son los tipicos personajes que critican las peliculas diferentes pero les encantan la telenovelas mexicanas como obras magistrales, que falta de credibilidad y que limitaciones perceptivas tan grandes es muy trizte por ustedes que dicen gustar del cine; y es que en este pais todo esta relacionado con lo mismo y una pelicula de yuppies bogotanos me parece el plan mas aburridor del mundo, que caspas por ejemplo peliculas como mi abuelo mi papa y yo, o el carro gaaass; una pelicula medio buena no falta el inconforme, pero para mi estos 2 comentarios no tienen credibilidad.

    ResponderEliminar
  4. Waw! Acabo de ver esta pelicula en Israel y despues de bastante tiempo de su rodaje y me parecio interesantisima!
    Grande Colombia!!!

    ResponderEliminar