viernes, octubre 06, 2006

Karmma, la película de Orlando Pardo


Karmma, la película de Orlando PardoHay que tomar las cosas con calma. También, hay que ir por pasos. Este post tiene origen en mis conceptos sobre la película Karmma de Orlando Pardo, que tuve la oportunidad de ver en el marco de la inauguración del XXIII Festival de Cine de Bogotá

Efectivamente es un karma. Pero no es un karma que yo como espectador tenga que cargar. Por es razón me descargo en estas líneas para no llevar este peso a cuestas, ya que desde hace un tiempo me duele la espalda y esto lo empeoraría.

No sé cuando empezó la película y no sé cuando terminó. Recuerdo haber visto a Julio Medina en medio de un bosque tropical del Meta o Cundinamarca. Recuerdo ver una secuencia hollywoodense en un puente sobre un río y desde varios ángulos seguir el recorrido de un hombre que cae desde allí, arrojado extrañamente por otra persona; recuerdo un yuppie que se convierte en Tom Sawyer en un instante; recuerdo la pataleta estridente de Luz Stella...eso vagamente lo recuerdo.

Hay algunos detalles que sí recuerdo claramente: la historia de Karmma es confusa, al igual que sus personajes, que nunca se llegan a desarrollar. En Karmma las acciones no suceden, sino que se sugieren. Los grandes talentos que trabajaron en la película no sirven para nada. Edgardo Román, Julio Medina, Luz Stella Luengas y Diana Ángel no tienen nada que hacer en la película. Los personajes existen porque sí y la fuerza dramática de cada uno es recitar unas líneas de unos textos poéticos alejados de la realidad. Demasiado literarios.

La fotografía no es de envidiar. La película está bien realizada en cuanto a la parte técnica, pero todas estas bondades que también fueron utilizadas para entusiasmar antes del estreno, quedan reducidas a nada porque la historia no es creíble. La gran secuencia de acción con transiciones novedosas es inútil para narrar un hecho aislado de la historia y que además está mal representado. Las incongruencias y los vacíos dramáticos son constantes hasta el final de la ópera prima de Orlando Pardo.

Es un gran esfuerzo el que hizo el actor colombiano para hacer realidad su sueño de hacer una película, pero los resultados hablan por sí solos.


¿Cuál es tu opinión? Deja tu comentario.

Te invito también a leer la reseña de Buscando a Miguel.

8 comentarios:

  1. Muchas gracias por evitarme la ida a ver esa pelicula, de todas formas no iba a ir a verla!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:09 a.m.

    Ve! y yo que me la pensaba ir a ver hoy mismito. Ni modo, tal vez le de una oportunidad la semana que viene piorque de todos modos mis ganas de apoyar el cine Colombiano me pueden (es lo unico de Colombia que me gusta apoyar).

    POor cierto: Propaganda descarada a mi blog: http;//cinedehorror.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Lo que leí yo por ahí (creo que semana.com) es que es una película con buena dirección pero con un pésimo guión.

    ResponderEliminar
  4. a mi me parecio buena, y si la historia tiene desvarios, por lo menos lo del yupie convertido en tom soyer como tu dices, pero estetica y tecnicamente es muy buena, y si la historia resulta increible, que pena pero es que nuestra realidad es increible y es basada en algo real...

    ResponderEliminar
  5. Gracias hijo (de la tele), por ahorrarme los $5.000. Mejor los invierto en dos cervezas y también me ahorro el dolor de espalda. Me interesa apoyar el cine colombiano, pero si es bueno. No pueden esperar que paguemos por ver pendejadas. ¿Quiren apoyo? hagan cosas de calidad.

    ResponderEliminar
  6. Hace unos dias cuando fui a ver SOÑAR NO CUESTA NADA, estaban anunciando la película KARMMA. Con este post se corrobora mi impresión. Es mejor no ir a verla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. JA! y yo que me la iba a ver no mas por apoyar el cine colombiano.

    Pero en verdad esta pelicula esta recibiendo reseñas muy regulares. La ignorare por ahora y esperare a que en un par de años la pasen en RCN.

    ResponderEliminar
  8. Hola Tito, gracias por la reseña, bien hecha. Saludos.

    ResponderEliminar